Ya viene la celebración del 14 de febrero día de San Valentín  y con ello nos encanta abordar el tema de el enamoramiento. El que las parejas aseguren la frase  “sólo tengo ojos para ti” parece ser una gran mentira lo que mejor va es decir: “Los ojos no se casan” pero… ¿puedo estar en un gran error?

Conocí el

Jon Maner, psicólogo de la Universidad del Estado de Florida junto con su equipo de trabajo de investigación ha realizado un estudio con un grupo voluntario de personas  aplicando una técnica común en ésta ciencia de la psicología y consiste en que a los participantes se les muestra imágenes de rostros bellos en un ordenador durante medio segundo, seguido de esto, se les presenta una figura geométrica, este experimento de Maner lo aplicaron seleccionando la mitad de los participantes para que escribiera algo al respecto al amor que sentían por su pareja actual y la otra mitad lo hiciera sobre una experiencia feliz vivida cualquiera, y al hacer la comparación de los resultados ambos experimentos resultaron impensables.

Mostraba que las personas que están enamoradas se distraen menos con rostros bellos que las otras, quienes al observar los rostros bonitos fugazmente se concentraban más en ellos que en las figuras geométricas.

¿Cual fue a conclusión a la que llegó Maner? Según el investigador y su equipo sostiene su hipótesis de que la evolución nos hace formar parejas monógamas para tener una ventaja reproductiva segura, cosa que por cierto no explica comportamientos polígamos dentro de otras culturas.

Leer  Creer en las relaciones de larga distancia.

Por otra parte debemos considerar que no debemos culpar  o etiquetar a alguien que desvía de pleno su mirada hacia lo bello, ya que en la antigüedad los sofistas pensadores filósofos particularmente Sócrates comparaban  a que la perfección estaba  relacionada con la belleza, sin embargo mientras  la perfección  se manifiesta como valor, tales como la belleza sabiduría la virtud y la verdad.

Y la belleza se nos presenta relacionada con lo físico con el vigor del cuerpo y que su perfección esta determinada por cualidades sensibles que impactan placenteramente y que animan el entendimiento. A lo que Platón debatió al respecto ya que consideraba que la belleza no esta en las cualidades sensibles de las cosas sino en la actividad del alma y que no reside en el cuerpo y que los que no identificarán que la belleza estaba en el interior era porque sus sentidos gobiernan sus movimientos ya que la intelectualidad sería mínima y su pensamiento fácil de embotar fácilmente.

Sea razón para Sócrates o Platón, lo cierto es que en la actualidad  los rostros, los cuerpos bellos, o la belleza física hoy en día llama la atención como en aquellos tiempos, y que el gran reto personal de perfección y belleza que el ser humano busca no solo radica en la imagen, sino también en el interior del ser humano, entonces hasta cierto  punto para, ¿ambos tenían razón?, ¿uno deriva de lo otro?.

La combinación de ambas cualidades es lo que la humanidad espera, en mi pensamiento muy particular, todo ser humanos físicamente es bello, sin embargo nos toca a nosotros descubrir la otra parte el interior de las personas, y cuando eso se logra, cuando ambas cualidades son descubiertas en tu pareja, relacionado con las vivencias, experiencias de las parejas, nace el amor, y sí efectivamente el amor es el antídoto o sustancia que nos vuelve ciegos ante otra expectativas porque ya encontraste o crees haber encontrado un ser humano digno de tu amor.

Leer  Lo bueno y lo malo de el amor pasional

Felicidades!!!